miércoles, marzo 09, 2011

Jueces 6-8 Los metodos de Dios no son como los imaginamos, pero la obediencia a ellos es siempre el inicio de la victoria.

Jueces 6.
El llamamiento de Gedeón es una enseñanza de la paciencia de Dios para con sus siervos y su amor para enviarlos a su pueblo. Primero Dios envía un profeta a recordarles quienes son y que porque han clamado recibirán la ayuda de Él. Luego Dios llama a Gedeón presentándose el mismo ante el, y tomando algo bueno de la queja que le hace. Ahora Dios lo envía a hacer algo muy atrevido. Gedeón prueba ser el hombre apto al obedecer. Ahora tiene que convocar a los hombres que formaran parte de la guerra libertadora. Como parte final del proceso en el cual se decide a ir a levar a cabo su llamado, Gedeon pide dos señales mas ( porque ya se le había dado una cuando el ángel de Dios enciende la ofrenda puesta de forma sobrenatural) y estas les son dadas.
Jueces 7.
La historia acerca de Gedeon continua en todo este capítulo. Dios quiere que quede claro que el es el que dará la victoria. Es por eso que muchas veces cuando parece que todo esta nuestro favor las cosas no se resuelven, y cuando Dios quiere hacerlo no necesariamente será como lo esperabamos. Dios da un sueño a un madianita que posiblemente es propagado para que el miedo cunda. Al ver esto adora a Dios. Entonces Dios envía Gedeon y su grupo de 300. Este grupo es el resultado de dos filtros, el primero donde se deshace de los cobardes y el segundo donde los que hacen lo menos esperado son los que se quedan. En esta batalla los 300 de Gedeon solo hacen ruido de trompetas. Lo demás lo hace Dios haciendo que los madianitas se maten entre si y los restantes caigan a manos de los pobladores de distintas zonas de Israel.
Jueces 8.
Algunos Israelitas se molestan porque no fueron incluidos en el plan de guerra. Sin embargo Gedeon les hace ver que fue hecho de tal manera porque Dios asi lo quería y por eso les habia dado la victoria. Después otros dos pueblos actuan con arrogancia no ayudando a sus hermanos con algo de comida en su peregrinaje en persecución de los Reyes de madian. En respuesta Gedeon, quien con fe creia que los alcanzarían y destruirían, les hace saber que después de capturar a los reyes vendrá a darles su castigo. Gedeon hace conforme a su fe, alcanzando primero a los Reyes y después regresando a castigar a los arrogantes de Sucot y Peniel. La obediencia de Gedeon trae un periodo de 40 años de paz a Israel.